Temáticas e ideas de decoración en las aulas para el carnaval

Si bien es cierto que las aulas están para aprender, esto no quiere decir que no se pueda conseguir este objetivo mientras uno se divierte. Ahora que el carnaval está tan próximo, se puede involucrar a todos los alumnos en las tareas de la decoración de la clase, mientras se les explica el origen y el motivo de tal celebración. Ellos mismos son los que pondrán ese toque de color a cada una de esas instancias y, al tiempo, se podrá tener en cuenta como una clase más de manualidades. Hay muchas ideas por las que se puede optar, pero he aquí algunas de las más fáciles de llevar a cabo y, a la vez, más llamativas más allá, por supuesto, de contar con disfraces infantiles para carnaval.

  1. Un carnaval sobre animales. Aquí, cada niño, puede escoger aquél con el que se sienta más identificado. Es un muy buen momento para hablar un poco más sobre ellos. Por ejemplo, cosas tan sencillas como en qué países se encuentran, cuáles son sus costumbres, qué comen, signos distintivos… Y, por supuesto, tampoco está de más el matizar la importancia de respetar a todos y cada uno de ellos, pues forman parte de un equilibrio que hace que todo el ecosistema se pueda mantener. Aquí la imaginación lo será todo, habrá quien quiera ser un león o quien opte por una abeja… La decoración puede mostrar diferentes parajes. ¿Qué tal un rincón del aula que parezca una selva? ¿Y otro el Polo Norte? Ellos pueden ser los encargados de crear y pintar los carteles, de hacer copos de nieve o plantas de papel…
  2. Un carnaval que dé la vuelta al mundo. Hoy en día no es tan extraño encontrarse en una misma clase a personas venidas de distintos lugares del planeta. El carnaval puede ser un momento perfecto para acercar entre sí las diferentes culturas. Se pueden elegir tantos países como se quiera y que, cada cual, dibuje algo con lo que lo identifique. La vestimenta, por supuesto, también debería ir acorde. En este punto añadir que, un simple taller de maquillaje puede ser perfecto y apenas se requieren de materiales. Aunque los pequeños ya cuenten con sus disfraces infantiles, se les puede dar ese último toque en el rostro dibujando, por ejemplo, unos bigotes al que quiera ir de león o unas rayas negras y amarillas para quien tenga en mente pasar por abeja unas horas… Es un pequeño detalle que a los más pequeños les suele entusiasmar.
  3. Decoración sencilla y con buenos resultados. Cada niño puede decorar y pintar una máscara que puede llevar puesta o, por qué no, se pueden poner todas ellas en el aula. O bien en las paredes o bien colgando con hilos desde el techo. Aquí el gran protagonista será el papel (papel pinocho, papel pintado, cartulinas…) Se les puede dar un par de pautas para hacer, por ejemplo, grandes guirnaldas en las que, cada cual, puede sumar sus creaciones. Cada una se puede enganchar a la siguiente en forma de eslabones, con tan sólo emplear un poco de pegamento. Eso sí, aquí lo mejor es dejar que los niños prueben y den rienda suelta a la imaginación porque, en la mayoría de los casos, acabarán por sorprender a los adultos.
(Visited 220 times, 1 visits today)

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *