¿Por qué nadie me dice que soy buena madre?

Esta es la primera entrada de family, una categoría de la que queda mucho por escribir. Porque todos sabemos lo bonito que es el embarazo, la llegada de un bebé, la maternidad… ¿pero cuántas madres hablan de lo que les sale mal? Y… ¿cuántas familias hablan de sus problemas al ser padres? Pocas creedme.

Cuando estaba embaraza escuchaba lo bonito que era el embarazo de una amiga, o por el contrario lo horrible que estaba siendo el de otra. Una no tenía angustias, no estaba pesada, casi no tenía barriga… y la otra todo lo contrario.  Cuando el momento del parto está rondando, todas recuerdan el suyo. Unas lo hacen diciéndote que no es nada, que incluso estaban leyendo una revista, y otras dicen que no vuelven a pasar por ello ni locas.

De toda esta etapa de embarazo solo os diré un consejo que me dio mi madre: las que te digan que es horrible y el parto es para morirse mienten, y las que te digan que no es nada, casi como un dolorcillo de regla, también mienten. Y creedme que yo misma lo comprobé. Empecé mi parto con una revista, 2cm de dilatación y pensado que iba ser rápido y terminé pidiendo la epidural por compasión con solo 3 cm y viendo a mi hijo 14 horas después… así que conclusión: en un parto hay momentos de todos los tipos, las que quieren hacerse las valientes resaltan unos y las que quieren quedar como heroínas otros, pero todas vivimos más o menos los mismos, y lo importante: todas somos VALIENTES y HEROÍNAS por poder vivir esta experiencia que nos hace únicas.

Veréis, las madres tenemos 9 meses de programación, que es lo que se llama embarazo. Estos nueve meses nuestro cuerpo se va programando para el gran cambio. Para estar alerta, padecer noche y día… y sí, también disfrutar. Los padres, por mucho que algunas digan que son padrazos, no pasan por esta programación y por tanto el día del gran cambio les coge desprevenidos. Aquí opino igual, no creed a las que os digan que sus maridos lo hacen todo, ni a las que dicen que no hacen nada.

embarazo

Estos nueve meses en los que las hormonas están disparadas solo son un entrenamiento para todas las sensaciones desbordadas que quedan por vivir. Yo podría deciros los altos y bajos por los que se pasa después de un parto, todos los logros y las dificultades por las que pasé… Pero he querido resumir en esta entrada tan solo los 10 “PEROS” que te encontrarás en la dura tarea de ser MAMÁ:

  1. Llevas un embarazo preparándote para lograr un parto rápido y sin dolor, pero nunca sale como te lo esperas.
  2. Sales del paritorio pensando que has sido muy valiente, pero no esperes a que nadie te lo diga.
  3. Los días que estás en el hospital piensas que no se te da tan mal ser madre, pero solo dura hasta que llegas a casa y todos empiezan a corregir tus actos.
  4. Abandonas el hospital pensando que tu barriga sigue de embarazada aunque no te importa, pero alguien te parará y te preguntará si ya has dado a luz para recordártelo.
  5. Te sientes plena alimentando a tu bebé, pero pronto sembrarán las dudas.
  6. No duermes por los cólicos, las tomas y demás, pero nadie acepta que puedas tener un día de bajón.
  7. Intentas hacer todo lo de la casa y no perderte nada de tu bebé, pero alguien llega y te recuerda que algo no está hecho.
  8.  Intentarás que tu hijo haga todos los logros evolutivos de la ciencia antigua (cinco lobitos, palmitas…), pero alguien te dirá que tu hijo no sabe hacer nada para la edad que tiene.
  9. Cumplirá el año de vida e igual no camina, pero te lo recordarán todos los días.
  10. Pasarán los meses y te harás fuerte para luchar contra todos los peros, pero seguirán sin decirte que eres una buena madre.

Por todos estos peros os digo que sois UNAS BUENAS MADRES, porque si los habéis pasado y superado es porque lo sois. Y lo más importante, para el que te llama o te llamará mamá (no le pongas fecha) TÚ SI ERES UNA BUENA MADRE.

parto, embarazo, postparto

Animo a todas las madres que cuenten sus dificultades, que digan las verdades, y nos den consejos humildes a partir de sus errores, no queremos que nos cuenten sus logros y sentirnos inferiores. Nuestra naturaleza es sabia, y como os dije, esos 9 meses de programación, que para nada son cortos, es la carrera magistral en la que conseguimos la licenciatura de BUENAS MADRES.

(Visited 1.458 times, 1 visits today)

8 Comments

  1. Mari 14febrero, 2017 a 22:07

    Verdad verdadera. No se podría haber explicado mejor.

    Respuesta
  2. Núria 15febrero, 2017 a 06:45

    Que razón tienes, estamos continuamente cuestionadas y comparadas. Vivimos en una sociedad en la que parece que todo es como los juegos olimpicos «más rápido, más alto, más fuerte». El crecimiento de nuestros hijos es una época maravillosa y muy enriquecedora por ambas partes, no dejemos que nos influyan las olimpiadas porque todo es envidia y no es sano.

    Respuesta
  3. Cristina vera 15febrero, 2017 a 19:17

    Muy cierto todo lo que cuentas, asi nos sentimos y asi me he visto reflejada gracias por este proyecto y gran trabajo en el que de alguna manera nos podemos sentir buenas madres porque es lo que intentamos ser con nuestros hijos cada dia

    Respuesta
  4. Maite 16febrero, 2017 a 06:56

    Cómo me ha gustado tu entrada. Soy mami desde hace 20 meses y soy primeriza, por lo que se agudiza más si cabe todo lo que cuentas.
    Seguiré leyéndote atentamente!

    Respuesta
  5. Laura 16febrero, 2017 a 16:05

    Simplemente ME ENCANTA!!!! No podia estar mejor definido.
    Enhorabuena x el blog :)))

    Respuesta
  6. Pili 16febrero, 2017 a 23:05

    Esti me senc prou identifica en es teves paraules. Enhoranona per el bloc. Done fe de que eres i serás una bona mare. Un beset

    Respuesta
  7. Pepi 18febrero, 2017 a 15:23

    Tienes razón en todo. Nadie dijo que fuera fácil. …. pero tenemos la mejor recompensa de todas: el amor incondicional de nuestros peques! un beso muy grande a todas las mamás!

    Respuesta
  8. Yolanda (Almansa) 22febrero, 2017 a 17:52

    Pero nº 11.- Pero ……… pronto alguien te dirá que eres una buena madre, concretamente «la mejor mama del mundo», y vendrá de la persona que mas te gustará oírlo, tu propio hijo. Y los «peros» de los demás dejarán de importar.

    Respuesta

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *