Segunda batalla a la lactancia materna

Hace ya unos 3 años desde que os conté mi experiencia con la primera batalla de la lactancia materna. Ahora he creído conveniente contaros la segunda parte, es decir, la segunda batalla. En el post de lactancia materna: hay veces que querer no es poder os conté mi primera experiencia con el tema. No fue fácil, encontré muchas trabas, inseguridades, influencias… y al final llegué a la conclusión que querer no es poder.

Pero ahora, ¡qué diferente ha sido! No sé cuales han sido los ingredientes de estos 10 meses de lactancia materna. Lo que sí sé es que lo que me ha ayudado y lo que me hizo desistir la primera vez: el saber y el confiar.

Primera clave para ganar la batalla a la lactancia: saber. Saber sobre el tema es imprescindible y no solo por el mero hecho de saber, si no para estar seguras. Después de mi primera lactancia me doy cuenta que lo que peor llevé es la inseguridad, ese monstruo peligroso que nos acecha en cada toma, en cada lloro, cada vez que se despierta…. ¿tendrá hambre? nos repite una y otra vez. En esta segunda lactancia mi barrera contra el monstruo era algo más fuerte y sólida, ¡de algo sirve vivir todo por segunda vez!

maternidad

A mi me ayudó mucho saber que existen crisis de lactancia a las 6 semanas, los 3 meses… pero que si confiamos, tenemos paciencia y sabemos sobre el tema, al final pasan. En estas crisis aliaros de un sacaleches, y adaptarnos, la maternidad es un cambio constante, y nada está previsto. Por si os sirve, muchas cosas las descubrí a través de la web de alba lactancia.

Segunda clave para ganar la batalla: quitarse la culpa. ¿Sabéis lo que me ayudó un montón? en el mismo paritorio el matrón, experto en el tema por sus diferentes estudios, opinaba que la lactancia no dependía tanto de la madre sino del peque en cuestión. Niñ@s más tranquilos y comilones establecen una mejor lactancia… ¿así que las madres no somos las culpables? en ese momento me liberé de una carga pesada. No somos nosotras las culpables de abandonar la lactancia, la mayoría de veces, nuestr@s hij@s son los que deciden. Así que me enfrenté a la segunda batalla muchos más tranquila, sabiendo que pasase lo que pasase no iba a ser mi decisión ni mi culpa, si no las preferencias de mi hija. Por tanto, llegado el momento, haría lo que mandase ella.

Tercera clave para ganar la batalla a la lactancia: la confianza. ¡Qué diferente es vivirlo por segunda vez! Las opiniones de los familiares y amigos, son diferentes. Ya no opinan tanto, pues si has sacado adelante un hijo antes suponen que ya sabes. Y de todas formas, cuando nos dan su opinión, nosotras, las madres de segundas, sabemos un poquito más del tema, y ya no nos influyen tanto, confiamos más en nosotras mismas y por tanto los demás también lo hacen.

maternidad

Otra de las claves que he aprendido en esta segunda batalla es escuchar al instinto. Ese mismo que me decían con mi primer hijo, pero que yo escuchaba muy flojito, porque sonaban más fuertes las opiniones. Con mi hija no ha sido así, mi instinto ha sido más fuerte que los comentarios y más alto que las inseguridades.

Siempre nos dicen que la lactancia materna es la mejor opción al nacer, pero es mejor si estamos bien, madre e hij@. Nunca podrá ser mejor si no nos hace felices a ambas partes. Es cierto que es un momento entre madres e hij@s bonito, pero no el único. Al romper la lactancia no se rompe el vínculo entre madre e hij@, ¡para nada! Existe un vínculo mucho más fuerte que alimenta el doble si cabe: el amor. Este no cambia, no tiene crisis, y a todas las madres se nos da bien. Así que centraros en este vínculo, en el amor por vuestr@s hij@s para saber qué es mejor para ell@s, porque este es el que les hará crecer felices.

Y por último, la clave más importante: la tranquilidad. Tranquilidad de saber que lo vas hacer bien, que pase lo que pase harás lo mejor para tu hij@, y sobretodo, la tranquilidad de que…

Tú serás la mejor madre que tus hij@s puedan tener. 

 

 

(Visited 647 times, 1 visits today)

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *